EL QUIEBRAJANO BAJO MIS PIES

EL QUIEBRAJANO BAJO MIS PIES

lunes, 28 de septiembre de 2009

ASCENSO AL PICO AZNAITÍN (SIERRA MÁGINA)


Hoy hemos realizado el ascenso al pico Aznaitín con un día que se preven con lluvias.El Aznaitín es una de las cimas con más encanto de sierra Mágina,aunque ,la ruta es corta con solo 8 kilómetros salva un fuerte desnivel de 586 metros,y mucha parte del camino sin sendero.
Tiene una altura de 1.745 metros y las vistas desde arriba son espectaculares, teniendo una visión de 360 grados de la sierra y campiña de Mágina.
Iniciamos nuestra marcha en el puerto de Albanchez donde tomamos un carril a la derecha con cerezos y almendros,vamos ascendiendo con un barranco a la derecha hasta llegar a una planicie, dónde seguimos un sendero apenas apreciable hasta introducirnos en un barranco,dónde pone a prueba nuestras piernas continuamente durante la subida.
Pasaremos junto a antiguo nevero y seguiremos ascendiendo hasta llegar a un pequeño collado,dónde se nos abre unas esplendidas vistas,giramos a la derecha y desde aquí divisamos ya el punto geodésico,el cual por su intrincada morfología se hace interminable los últimos metros.
Ya en el punto geodésico se cubrió el cielo amenazando lluvia,con el infortunio de no poder sacar fotos de todos los alrededores.
Cuando emprendemos el descenso comienza a llover fuerte con mucho viento,lo cual pudimos disfrutar desde hacía mucho tiempo de una excursión con agua refrescante.
Esta preciosa pero dura ruta,también se puede realizar desde el pueblo de Albanchez de Mágina,haciéndola más larga y con más desnivel.
Inicio de la ruta entre cerezos y almendros.

Acercándonos al collado.
Ya empieza lo bueno.
Antiguo nevero
Vistas
Vistas de la cima del Aznaitín
Se cubre el cielo lo cual nos impide sacar buenas fotos desde la cumbre.
Ya falta poco.
En el punto geodésico.
En el punto geodésico.

La serrezuela de Bedmar.

lunes, 21 de septiembre de 2009

POBLADO DE LA LANCHA-RIO JANDULA-EMBALSE JANDULA-MIRADOR DE LA LANCHA


Aunque ya conocía la zona, decidimos realizar una rutilla circular a la aventura, como esta sierra por desgracia para los andorreros como nosotros, esta casi todo vallado, no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar.
El motivo de la ruta era conocer la zona, donde mi padre estuvo destinado en la guerra civil.
Comenzamos en el mirador de la Lancha, hasta adentrarnos en el antiguo poblado del mismo nombre, obserbando las viejas edificaciones que quedan todavía en pie.
En los años 1927 al 1931 que fue el tiempo que tardaron en construir el embalse llegaron a vivir entre trabajadores y sus familias 3000 personas.
Nos dirigimos a un collado en el cual emprendemos un vertiginoso descenso por un senderillo de cabras, hasta el rió Jandula.
Una vez en el río admiramos las redondeadas y características piedras de esta zona.
Nos cruzamos a la otra orilla y avanzamos por el marguen izquierdo sin apenas sendero realizando algunos ascensos de semi escalada.
Vamos divisando parte del dique hasta que nos topamos con una pequeña retención de agua formando un precioso rincón ya a pie de la presa.
Cruzamos de nuevo el río y con alguna dificultad accedemos a las escaleras de la presa.
Sentimos la curiosidad de intentar ver los túneles que sirven de aliviadero del embalse, cruzamos el tunel de paso y rodeándolo nos introducimos en los túneles (aliviaderos)hasta la zona de su evacuación.
Desde el embalse nos dirigimos por el carril,pasando por algunas antiguas edificaciones, entre ellas donde dormía mi padre durante la guerra civil.
El carril nos conduce hasta la parte mejor conservada del poblado con su iglesia, calles, jardines etc, siguiendo unos metros llegamos al punto donde iniciamos la rutilla.
Durante la vuelta pudimos escuchar los berridos de los ciervos y verlos de cerca (la berrea) con las primeras lluvias cercanas al otoño.

Curiosa pista de frontón hecha con piedra viva.
Poblado de la Lancha.
Antiguo poblado de la Lancha.
Tremenda bajada al rió Jándula.
Rió Jandula.
Preciosas formaciones de piedras redondeadas, características de esta zona del rió Jandula.
Llegando al dique de la presa.
Preciosa vista del dique de la presa reflejada en el agua.
Por fin pasamos lo peor y llegamos a un "sendero".
Subiendo hacia el embalse.
Otro de los aliviaderos.
Uno de los aliviaderos del embalse.
Panel informativo sobre el poblado de la lancha.
Iglesia del poblado de la lancha.
En esta antigua casa , dormía mi padre durante la guerra civil que estuvo destinado en estos lares.
También tuvimos la ocasión de escuchar y ver la berrea.
El video:

viernes, 18 de septiembre de 2009

ARROYO HOYO REDONDO - CASCADA PIEDRA PALOMERA


Comenzamos nuestra ruta cerca del embalse del Aguascebas, por el mismo carril que lleva a la cascada del chorrogil, a unos 150 metros tomamos a la derecha unas rodadas que nos llevan a otro carril, siguiéndolo hasta un collado donde hay una bifurcación cogiendo en descenso la de la derecha.
Vamos acompañados de encinas y pinos hasta que llegamos a las ruinas del cortijo del coto de palomera.Más adelante nos encontraremos a nuestra izquierda un antiguo tentadero,desde aquí ya tendremos buenas vistas del anfiteatro rocoso donde se encuentra la cascada.
La aventura comienza a partir de ahora pues tendremos que cruzar el arroyo y nos encontraremos la primera gran cascada.
De aquí hasta nuestro destino es todo una odisea viendo continuos saltos ,pozas,rápidos....toda una maravilla de la naturaleza.
Una vez arriba en la piedra palomera, contemplas todo lo subido.
Es todo un espectáculo escuchar y ver la cascada de tan cerca a la misma vez que te llegan las gotas de agua pulverizada por todos lados.
Esta ruta no la aconsejo realizar por pasar por zonas "privadas" en las cuales a mi me llegaron a regañar e impedir el paso a la vuelta.
Hay otra opción sin tener que pasar por estos cortijos pero que en el día de la excursión no conocía.

Inicio de nuestra andanza, junto al embalse del Aguascebas.

Cortijo en ruinas de coto palomera.

Nos adentramos por un bonito encinar.

Desde este punto vemos el anfiteatro rocoso donde se encuentra la cascada.

Primera cascada del camino.

Sendero de esta tortuosa ,pero al final gratificante subida.

Continuas cascadillas.

Mirando hacia atrás las vistas del arroyo en su estrepitosa bajada por el barranco son inolvidables.

En este punto llegamos a ver la mole de piedra "piedra palomera", perfecto mirador de la cascada,

Ya casi llegando al final el agua forma espectaculares saltos.

Cascada desde piedra palomera.
A continuación el vídeo:

miércoles, 16 de septiembre de 2009

RINCONADA DE LOS ACEBUCHES-CASTILLO DE OTIÑAR-BARRANCO DEL ESTORIL

La ruta que propongo pasa por sitios poco conocidos como la "rinconada de los acebuches",preciosos y fresco rincón.
Iniciamos nuestra ruta en la barrera del pantano del Quiebrajáno,tomamos el carril
que asciende dejando a nuestra derecha el "C.R.E.A" centro de recuperación de especies amenazadas,para introducirnos en un carril cortado al trafico por una cadena,cubierto de hierba,añosos quejigos y bosque mediterráneo,hasta que llegamos al puerto de la senda,donde acaba el carril.
Antes de llegar al puerto tenemos unas vistas del Embalse,cresta de Matamúlos,Cruz de chímba y cerro de pitillos.
A partir de aquí empieza un escarpado sendero en descenso con frondosa vegetación,atravesamos varias zonas con cuevas y formaciones rocosas que nos acompañarán a nuestra izquierda.
Conectamos con un antiguo carril totalmente cubierto de jaras y romeros que apenas deja entrever que antes fué un ancho camino.
Ya en un nuevo carril en descenso nos dirigimos al Castillo de Otiñar. Pasados por agua durante toda la ruta,dejando atrás éste precioso enclave dónde se encuentra el castillo con vistas al valle del río Quiebrajáno,descendemos hasta llegar al barranco del Estoríl dónde se hayan pinturas rupestres en un abrigo,utilizado para el resguardo del ganado y unos metros más abajo finalizamos nuestro paseo en la carretera.
Inicio de nuestra ruta.

contrastes de colores

CREA. centro de recuperación de especies amenazadas

Puerto de la senda.

Bajando por el intrincado sendero desde el puerto de la senda.

Formaciones rocosas.

Sendero semi oculto.

El sendero se empieza a ensanchar sobre un camino abandonado.

La niebla empezó a levantarse para darnos una pequeña tregua durante el almuerzo.

Vista del castillo.

Castillo de Otiñar
El vídeo