EL QUIEBRAJANO BAJO MIS PIES

EL QUIEBRAJANO BAJO MIS PIES

lunes, 25 de enero de 2010

SUBIDA A LA ALBARDA E IGLESIA DE AGUA DE LOS PERROS- LAS VILLAS

Vistas de la iglesia de los perros y el ojo de agua de los perros.
Lancha del tosero.

Cortijo la Albarda.

En la ruta de hoy, conoceremos la zona de la Sierra de las Villas que se calcino en el fatídico incendio del 2005.
La imagen que presenta después de cinco años aun es desoladora, aunque te imaginas lo que fué en su día esta parte de sierra tan abrupta y como dicen los antiguos mala de andar.
Es uno de los lugares donde más me ha transmitido tranquilidad paz y sosiego, no vimos ningún humano en la zona y si algunos ciervos y cabras montesas.
Tambien lo que se divisaban con claridad eran todas sus cascadas y arroyos por la desnudez de la tierra e intrincado de sus cortados y paredes rocosas.
Nuestro objetivo era visitar la iglesia de agua de los perros y la Albarda el cual lo cumplimos.
Comenzamos nuestro paseo en la pista a la Albarda pasada la casa forestal de la Albarda, una pista cortada al trafico y en muy buenas condiciones excepto algún tramo que hay desprendimientos y resquebrajamientos de la pista.
Vamos acompañados de la lancha del tosero a nuestra izquierda hasta que llegamos al puente sobre el arroyo Martín, seguimos ascendiendo, haciendo varias curvas, teniendo a nuestra derecha la piedra del enjambre, desde este punto vemos las ruinas del cortijo de la melonera con sus terrazas de siembra que aun se mantienen todas cubiertas de verde.
Cuando llegamos casi a rodear la piedra del enjambre es donde nos damos cuenta de la magnitud del incendio quedantote desolado de la catástrofe que aquí por desgracia sucedió.
Divisandose desde la lancha del tosero, morro de la Osera caballo torraso etc..todo quemado.
Superada la piedra del enjambre damos a la vertiente del caballo de la Albarda a la izquierda y a la derecha lo que fue el precioso cortijo de la Albarda.
Llegamos a una plazoletilla, que al frente se encuentra la Albarda nuestro primer destino, pero nosotros decidimos alargar la ruta por estas zonas de sierra que se salvo del incendio.
En nuestra incursión por esta parte nos encontramos algunos nacimientos de agua y arroyos y lo más espectacular las vistas.
Volvemos para buscar la iglesia de agua de los perros hasta dar en una vaguada con el arroyo y justo al final del precipicio, el agujero por donde se cuela el agua en la llamada iglesia.
Con sumo cuidado por el asceso tan peligroso nos situamos justo, bajo este gran y escalofriante abrigo.
Continuamos nuestra marcha ahora en busca de la cima de la Albarda y el ojo de agua de los perros, vamos cresteando para situarnos en una antigua construcción o refugio de fogueros y unos metros más arriba la cima con su punto geodésico, desde la cual hay unas vistas que abarcan parte de la carretera transversal de las Villas, el valle del Guadalquivir, la sierra de las lagunillas etc..
Se nos echa la hora encima y decidimos volvernos atajando por el cortijo de la melonera para ahorrarnos unas cuantas curvas, cruzamos un arroyo que tributa sus aguas al arroyo Martín y enseguida nos colocamos a la altura del puente sobre dicho río, hasta concluir nuestra aunque, desolada pero preciosa ruta con la esperanza de verla algún día, como antes del incendio.
Entre unos paseos y otros 21 km según el gps.




Comienzo de la pista.
Montañas desnudas tras el incendio del 2005
Desprendimientos en el camino.
Piedra del enjambre.
Arroyo Martín.
Resquebrajamiento del carril.
Cortijo la Melonera.
Otra cortijada.
Cerca del caballo de la Albarda.
Caballo de la Albarda.
Tornajo cerca del cortijo la Albarda.
Cortijo de la Albarda.
La Albarda.
Continuación del caballo de la Albarda.
Nacimiento de agua.
Iglesia de agua de los perros.
Iglesia de agua de los perros.
Voraces cortados.
Sumidero o agujeros de la iglesia de agua de los perros.
Arroyo del agua de los perros.
Ascendiendo hacia la Albarda.
Vistas
Abajo la carretera transversal de las Villas.

Antigua construcción en la cima de la Albarda.
Carretera de las Villas.
En la cima de la Albarda.

Arroyo Martín.

5 comentarios:

  1. -Espectacular ruta, Pepe. La sierra de las Villas, tan abrupta y solitaria.
    -Las roturas de los carriles, supongo que serán consecuencia de las intensas lluvias de este invierno. Paro gracias a ellas, da gloria ver los arroyos.
    -Las fotografías dan muestra de la grandeza del lugar.

    -Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Paco, casi seguro que las roturas fueron a causa del agua por corrimientos del terreno, lo que me llamo la atención era el perfecto estado de la pista, como si acabasen de arreglarla y sobre todo en lo que coincidimos los dos: sus escarpadas montañas y abruptos barrancos.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Pepecamel, he disfrutado con la ruta de hoy, lástima que aún se noten las secuelas del incendió en este lugar tan magestuoso.

    Lo curioso son los desprendimientos, bueno mas que el desprendimiento... la rotura de la pista que da la sensación que al pasra te va a engullir, como si tuviera hambre.

    Un abrazo
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  4. Hola Abi, me alegra que te guste la ruta es un paseo, que aun trás el incendio merece la pena visitar, en la pista resquebrajada si que da un poco de yuyu pasar.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Esta me la había perdido... otra preciosidad!!

    Hay que ver el daño que puede llegar a hacer al agua y lo bien que le sienta después a los paisajes ese derroche de agua.

    un abrazo!!

    ResponderEliminar