EL QUIEBRAJANO BAJO MIS PIES

EL QUIEBRAJANO BAJO MIS PIES

sábado, 8 de septiembre de 2012

CERRADA DE LA CANALIEGA

 Pasada la nava san Pedro y antes de llegar a la trinchera, parte un bonito camino que han recuperado que en descenso en algunas ocasiones a la vera del arroyo San Pedro, cruzamos el remansado Guadalentín por un viejo y bonito puente para introducirnos en la cerrada con una espesa vegetación de boj, lo que hace de este tramo divertido.
Pronto empezaremos a ver hermosos lagos, pozas y charcos como el de la Lastra, con un verde esmeralda llamativo y rodeado de culantrillo en sus húmedas paredes.
Cuando conectamos por primera vez con la antigua senda de los pescadores nos traslada a  cualquier precioso entorno de una gran película, no es para contarlo, los que ya lo han visitado alguna vez pueden dar fe de ello.
Una vez llegados a la confluencia con el arroyo Gualay y el río Guadalentín es inexplicable la cantidad de sensaciones que se nos pasan por la cabeza para describir dicho entorno, es un lugar paradisíaco, el cual debemos de mantener y respetar para que generaciones venideras puedan disfrutar también de estos parajes.
En este punto tenemos que cruzar el río y tomar una ya no tan perdida senda y conectar con la llamada Cañada del Mesto. Nosotros, tras cruzar una alambrada por su correspondiente puerta giramos a la izquierda, pues a la derecha iríamos al embalse de la Bolera.
Cruzamos el vado carretas y solo nos queda ascender de nuevo por el antiguo camino arreglado hasta el coche.
Como no puede faltar una visita al bar el Cabrero a dar cuenta de unas cervezas fresquitas en compañía de los amigos tertuliando de esta gran ruta 
 Descendiendo hacia Vado Carretas
 Viejo puente sobre el Guadalentin
 Unas imagenes del ahora remansado Guadalentín

 Cueva en la cerrada

 Preciosa senda de los pescadores




 Increíble obra de ingeniería serrana que por suerte aun perdura
 Ahora toca unos saltos 

 Lo que queda de este puente sobre la unión del río Gualay con el Guadalentín
 Río Gualay

 Nos cambiamos de vertiente
 Para ascender por una sendilla hasta la cañada del Mesto
 La cerrada en busca de su embalse
 Coronando la subida hacia el mesto

 Cortijo Poyo Tribardo

 Paso de vado Carretas
Unas cervecitas en el Cabrero

1 comentario:

  1. un carchuno otiñero21 de septiembre de 2012, 5:39

    Hola pepe, otro dia de grandes emociones por una ruta espectacular, y que decir de ese final comentando la ruta saboreando unas rubias con unas morenas,que fresquitas, las rubias digo. Nos vemos en la montaña. pepe c

    ResponderEliminar